Para muchos de nosotros, la Navidad es una época estresante en la que nos presionamos a nosotros mismos para crear el día perfecto y gastar el dinero que no tenemos, lo que nos hace sentir estresados e infelices.


Las vacaciones, sin embargo, no deben ser estresantes.

Aquí te damos cuatro consejos sobre cómo podéis tener unas vacaciones más felices tú y tu familia:


1. Olvídate de la “Navidad perfecta”

Si estás tratando de tener "la Navidad perfecta", prepárate para la decepción.

Incluso, si aquellos con los que pasas la Navidad, son tu familia, estás tratando con individuos con sus propias vidas, su propio estrés, sus propios deseos y sus propias necesidades. Por lo tanto, esperar que todo el mundo tenga la misma visión de la Navidad que tú, y esperar que todo el mundo simplemente se lleve bien son formas seguras de decepcionarte.

Olvídate de las expectativas. Es normal querer que las cosas funcionen sin problemas y tener un plan (ver consejo #3), pero es, igualmente, importante no molestarse cuando las cosas salen exactamente como se planean. Por ejemplo, los invitados pueden llegar tarde, la comida puede quemarse y la gente puede comportarse de cierta manera. Todo está bien, no dejes que la Navidad sea estropeada por tus expectativas poco realistas.


2. El mejor regalo es estar presente

Dicho esto, irónicamente, si te esfuerzas por crear la Navidad perfecta, probablemente sólo se logrará dejando que los acontecimientos se desarrollen naturalmente, abrazando a cada uno por lo que es y disfrutando del momento.

Todos queremos ser felices en Navidad y disfrutar de la compañía de nuestros amigos y familiares, pero con toda la compra y preparación de regalos, es fácil olvidarse de lo que es la Navidad.

El mejor regalo que puedes darle a tu familia y amigos es tu atención. Cada vez que te encuentres estresado por algo que no va según lo planeado, o cada vez que estés a punto de dejar una conversación para atender a "algo más" que necesita ser atendido, respirar hondo y disfruta el momento.

La Navidad es estar con la familia y los amigos. Disfrutar de ellos.



3. Organízate

Desde comidas hasta regalos, desde arreglos de mesa hasta decoraciones, tanto que hacer y organizar que, para muchos de nosotros, la temporada puede parecer una gran lista de cosas por hacer.

La mejor manera de reducir el estrés es organizarse. Si tú eres el que va a cocinar, escribe a qué hora tienes que meter la carne en el horno, a qué hora tienes cocinar las verduras y a qué hora tienes hornear el pudín. Crear una lista te permitirá ser más eficaz con tu tiempo y te ayudará a que el día transcurra más suavemente, dándote más tiempo para estar presente con tus invitados.

Si necesitas arreglar el comedor para acomodar a tus invitados, hazlo con unos días de anticipación en lugar de hacerlo todo el día de Navidad.

Cuando compres regalos, ten una lista de lo que necesitas comprar, para quién y dónde encontrarlo. Además, pregunta en la tienda si pueden envolvértelos para regalo. Este consejo te ahorrará mucho tiempo.


4. Regala experiencias, no productos materiales

Cuando se trata de comprar un regalo, muchos de nosotros sentimos la presión de encontrar "el regalo correcto" y luego preocuparnos por lo que pensará el destinatario, o por si la compra del regalo "es suficiente". Con este tipo de pensamiento y presión, una vez más, se pierde el verdadero significado de la Navidad.

Numerosos estudios han concluido que la gente prefiere las experiencias a los regalos físicos. Por ejemplo, entradas para un concierto o evento deportivo, una suscripción a una galería de arte, una escapada a un hotel o un vale de spa. ¿Por qué? Porque la experiencia crea recuerdos duraderos, y por la conexión social compartida que experimentamos.

¡Por unas felices vacaciones!





Los contenidos que forman parte de este blog no son información legal y por tanto en ningún caso deben ser considerados como recomendaciones ni consejos legales. Para obtener información específica sobre estas cuestiones, consulte por favor nuestros documentos legales y lista de precios. Para cualquier consulta no dude en contactar con nuestro departamento de Atención al Cliente ayuda@ferratumbank.es - Teléfono: 910 479 723